Usuarios artistas, creadores de contenido
dibujo.jpg
Las usuarias/os cada vez quieren crear más contenido propio, es por ello que hay que facilitarles la tarea con herramientas que les den la opción de crear y compartir con facilidad cualquier tipo de trabajo, porque hay más talento en ellos del que podríamos imaginar.
Hoy en día, la interactividad está en su momento más alto, pues existe una infinidad de sitios que le permite a los internautas convertirse en verdaderos protagonistas de la red. Es por eso que Instagram y Pinterest son las redes sociales del momento. La primera es una aplicación gratuita para aplicar filtros, marcos y colores retro y vintage a fotos que se pueden compartir en Facebook, Twitter, Tumblr y Flickr. Aunque era exclusiva para iPhone, iPad y iPod, desde este año está disponible para Google Play y próximamente lo será para Blackberry, Motorola, Nokia y Huawei.

Por su parte, Pinterest es una red social para encontrar, compartir, filtrar y organizar imágenes y videos a través de tableros personales temáticos.
Publicar contenido en Internet es la cosa mas infantilmente simple hoy en dia. La cantidad de fuentes de información es gigantesca y desafortunadamente con esto la cantidad de información duplicada, incorrecta y obsoleta también lo es. Es una experiencia frecuente que es cada vez mas difícil hallar esos elementos de información que destacan y son realmente valiosos. Si queremos destacar y hacernos de un público y reputaciones importantes tenemos que ofrecer ese contenido relevante constantemente. Dermot McCormack, vicepresidente de medios digitales de MTV escribió un artículo que señala tres principios que son una base muy sólida sobre la cual podemos construir un criterio para crear u ofrecer contenido en línea.

Autoridad
Ser una autoridad es ser una fuente aceptada de información y consejo experto. No necesariamente requiere tener una escala grande, hoy en día hay autoridades tan pequeñas como blogs de nichos especializados o tan grandes como periódicos. Este tipo de autoridad requiere tiempo y confianza para adquirirse y se basa en qué tan correcta, clara y verídica es la información que presentamos. Esto se basa en dos puntos básicos:
  • ¿Quién es mi público?
  • ¿Qué les interesa y en qué creen?
El tener una voz auténtica y propia es sin duda crucial también. Una de las mejores formas de medir la autoridad es a través de que tanto nuestro contenido es compartido y enlazado. En muchos casos, esto puede ser una mejor métrica que el simple tráfico.

Curación
Con millones de personas publicando en Internet es imperativo el poder seleccionar las mejores fuentes y contenido posibles. Si bien ha habido gran
cantidad de experimentos para automatizar este proceso, todavía estamos lejos de tener algoritmos efectivos y confiables para lograrlo. El otro extremo, llamado crowdsourcing, o la inteligencia comunitaria, tampoco ha logrado los mejores resultados aunque ofrece vislumbres que vale la pena considerar. Debemos reconocer que el papel del experto humano sigue siendo el elemento más sutil e importante en esta ecuación. Solo a través de él se puede lograr una fusión óptima de los tres elementos y obtener una mezcla de contenidos de alta calidad que puedan proporcionar la autoridad que mencionamos previamente.
El mejor tipo de curación involucra los tres aspectos: algoritmo, grupos y expertos. El elemento humano individual con criterios bien formados y alta capacidad de discriminación no puede ser pasado por alto a pesar de la tecnología y los aspectos sociales a gran escala y en tiempo real. Solo así se puede ofrecer información confiable y relevante o dirigir a nuestro público a fuentes de información valiosa.

Contexto
Probablemente el punto más subestimado de todos. El contexto da significado a la información. Responde a dos de las preguntas más importantes en esta discusión: ¿Por qué debería de importarme? ¿Qué significa esto para mí y la sociedad?
La información fragmentada, por abundante y rápida que sea disponible, pierde sentido y se vuelve solamente ruido que tiene que ser filtrado. Si podemos contextualizar un contenido cuidadosamente curado, es decir, indicar con claridad donde se ubica nuestra información en un esquema mayor y qué relación tiene con él, estamos ofreciendo algo que puede ser de gran valor para un público considerable. Y esto nos confiere una mayor autoridad. Es importante hacer notar que estos principios aplican sin importar la escala de quien publique. Es notorio como aún los medios de comunicación ya establecidos o tradicionalmente considerados como autoridades están fracasando en seguir estos lineamientos y pagando el precio correspondiente en público y relevancia. Hoy en día se puede hacer una carrera de esto, porque
hay pocas fuentes que estén realmente dedicando el esfuerzo necesario para poder alcanzar los ideales que estos tres puntos señalan. Sin duda no es algo fácil o rápido.