En el compromiso de atender la asignación realizada en la cátedra de Tecnología de la Información III, del Postgrado en Gerencia de Sistemas de Información, realizado en la USM, en Caracas - Venezuela, me tocó investigar sobre el tema de Tecnología Ecológica que emplea el Automercado Central Madeirense.
Al respecto, encontré que este tema esta publicado recientemente en Internet, en fechas 26 de diciembre de 2011 y 17 de enero de 2012, en las direcciones de internet:
A continuación se muestra un breve resumen de este aspecto:
La conocida cadena de supermercados inauguró la primera sucursal del país construida bajo un criterio 100% ecológico y dotada de tecnologías para optimizar el consumo de energía eléctrica, lograr uso eficiente del agua, reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y generación de espacios verdes, informó la empresa en un comunicado.
Ubicada en la urbanización Lomas de La Alameda en Caracas, la nueva sucursal fue desarrollada bajo el formato "Súper", con 1.500 metros cuadrados de piso de venta y 14 cajas registradoras; además de otros servicios para garantizar la comodidad de los visitantes.
Entre las características a favor del ambiente más importantes se encuentran jardines en los techos del local de alrededor de 4.000 metros cuadrados, equivalente a aproximadamente 85% del área total de techos.
Los "techos verdes" o "techos vivos" contribuyen a reducir el calentamiento global, reducen las descargas de aguas de lluvia al sistema de drenaje municipal, así como disminuye de manera importante el consumo de aire acondicionado en la edificación para mantener más frescos los espacios internos.
Por otra parte, la reutilización de las aguas de lluvias gracias a un tanque con capacidad de 50.000 litros y una red de tuberías de "aguas grises" permite recoger las aguas de lluvia de los techos para luego distribuirla y ser usada en riego, baños y el lavado de patios.
En cuanto a tecnologías de refrigeración para cavas y neveras a base de glicol, disminuye el uso de refrigerantes en aproximadamente 80%. Adicionalmente, el uso de glicol reduce el consumo eléctrico en la edificación. Esta tecnología tiene un impacto positivo sobre la conservación de la capa de ozono.
El local cuenta además con tragaluces, ventanas y sensores lumínicos tanto en el piso de venta como en las áreas de servicios que permiten la entrada de luz natural a la edificación. Esta luz es detectada por sensores lumínicos y apaga algunas luminarias sin afectar los niveles de iluminación.
La nueva sucursal Lomas de La Alameda dispone también de sensores de dióxido de carbono (CO2) y sistemas de control computarizado para el aire acondicionado, que detectan las concentraciones de CO2 en la tienda y regulan las renovaciones de aire fresco, minimizando el encendido de los compresores.
Adicionalmente, los sistemas de control automatizan el arranque progresivo de los equipos mecánicos evitando la generación de "picos de consumo eléctrico".
Mi opinión de este tema es que me parece de mucho interés para el ambiente y considero que es un modelo digno de imitar por muchas empresas, ya que contribuye con el cuidado del medio ambiente por su criterio 100% ecológico, los techos adornados con matas naturales que contribuyen a mantener fresco el área y contribuye a no usar el aire acondicionado y por ende se obtiene ahorro de energía eléctrica, el aprovechamiento de las aguas de lluvias, ya que tienen acondicionados tanques para recoger y aprovechar el agua de las lluvias, todo esto entre otros aspectos implementados en esta gran área de construcción, considero que debe ser implementado en tantos otros negocios y así logramos una gran colaboración para conservar el medio ambiente y reducir el calentamiento global. Felicitaciones a los creadores de esta maravillosa idea.

Carmen Di Giulio.