La Ortopedia Oncológica es una sub-especialidad de la ortopedia y se entiende como el estudio, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los tumores del sistema Músculo-Esquelético, abarcando las condiciones tumorales benignas y malignas que afectan los tejidos blandos y los huesos.
Estos tumores pueden causar un gran compromiso en la vida de los pacientes. Un error en la evaluación o tratamiento puede llevar a que una extremidad sea amputada en forma innecesaria, lo que era muy común hasta hace dos décadas.
Se recomienda y se requiere que estas lesiones sean manejadas por equipos de trabajo especializados y multidisciplinario de patología, oncología clínica y pediátrica; radioterapia, anestesia, unidad de cuidados intensivos y excelentes equipos de imágenes diagnósticas con el fin de evitar complicaciones.
Hoy en día la mayoría de tumores malignos pueden tratarse con procedimientos quirúrgicos de salvamento de extremidad, lo que significa una resección adecuada del tumor sin necesidad de amputar, su aplicación es exclusiva en cirugías reconstructivas.
Uno de tales adelantos de esta rama de la medicina que trata los tumores de hueso, son los sistemas de navegación o mapeo por computadora. Estos sistemas sirven para varios propósitos, entre ellos la ubicación del punto exacto de una lesión sistema osteoarticular, preservando las estructuras anatómicas sanas, fundamentales para la funcionalidad del paciente.
La aplicación de estas técnicas en la práctica de la ortopedia general permite planificaciones virtuales preoperatorias en múltiples situaciones. De esta forma, contribuye a disminuir la incidencia de fallas intraoperatorias imprevistas, contribuyendo a obtener procedimientos quirúrgicos predecibles, implementando así una nueva manera de realizar desarrollo, investigación y entrenamiento en ortopedia y traumatología mediante el uso de tecnología in silico, es decir, investigación asistida por computadora. Todo esto permite acceder de forma segura a los tumores del sistema osteoarticular en cirugías oncológicas ortopédicas y realizar trasplantes óseos en menor tiempo, logrando una mejor recuperación del paciente. A partir de la utilización de un software de planificación virtual tridimensional y un navegador quirúrgico, los especialistas realizan la cirugía de conservación de miembro, asistida por computadora.
Por otro lado, este sistema también proporciona una alta precisión para seleccionar, cortar y colocar los trasplantes óseos necesarios para reconstruir el defecto óseo creado luego de la resección tumoral. De esta forma, se logró una mayor precisión quirúrgica, mejorando la función del miembro operado, sin influir negativamente en los resultados oncológicos del paciente.
El sistema de navegación, con otro programa o software, también ayuda a conseguir un mejor alineamiento de las prótesis en los reemplazos de rodilla. Estos se hacían antes por medio de guías, que se introducían dentro del canal del fémur o de la tibia, igual para todos los pacientes. Hoy día los cirujanos cuentan con nuevos instrumentos que consideran la anatomía individual de cada paciente y emiten una señal infrarroja, la cual sirve como guía en un mapa del área operatoria, para alinear y amoldar el implante de manera más específica, de acuerdo a cada paciente.
Este avance de la navegación computarizada también se utiliza en los reemplazos regulares de rodilla; es decir, aquellos que no se hacen por cáncer sino por pérdida de cartílago, lo que se conoce como osteoartritis.
También hay avances tanto en el diseño de las prótesis como en los materiales con los cuales varias compañías, las están fabricando, para reemplazar huesos en los casos de tumores malignos primarios o procesos metastáticos.
En cuanto a los pacientes pediátricos, de menos de 16 años, los avances son muy importantes, porque esos pacientes están en proceso de crecimiento. Para ellos la tecnología ofrece prótesis que se pueden alargar a medida que el niño va creciendo. Antes ese alargamiento se hacía de manera rudimentaria por medio de tornillos; ahora se logra a través de campos magnéticos. El alargamiento hay que hacerlo cada seis meses aproximadamente, pero lo bueno es que no hay que abrir la piel. Cuando el paciente alcanza su madurez esqueletal, esa prótesis entonces sí se reemplaza por una definitiva, lo cual implica otra cirugía.
Dentro de sus bondades, señalo que gracias a los adelantos tecnológicos en ortopedia y a los procedimientos quirúrgicos asistido por computadora con la utilización de un software de planificación virtual tridimensional y un navegador quirúrgico, las cirugías de salvamentode miembros son aplicadas con menos riesgos, dolor, complicación, en menor tiempo, asegurando mejor posición del implante, con gran oportunidad de salvar el lugar afectado y el paciente se va a casa más rápido.

Además, considero importante señalar que en estudio y ensayos clínicos, desde hace años, se encuentra en desarrollo la manera y forma de crear huesos artificiales con resultados extraordinarios.

Aunque la investigación para el desarrollo de huesos artificiales lleva ya años, recientemente se ha descubierto que el ácido cítrico junto al 1,8-octanediol (una sustancia química no tóxica) produce una masa blanda y amarillenta que puede ser moldeada en una amplia variedad de formas y puede ser usada para reemplazar a partes del cuerpo dañadas. El polímero, cuando se mezcla con polvo de hidroxiapatita da lugar a un material muy duro que puede usarse para reparar huesos dañados. La hidroxiapatita también se encuentra en el hueso normal, formando parte de su estructura, lo que hace plantearse el uso de este material sin efectos desfavorables.

Por si fuera poco, también, se ha descubierto una nueva técnica para el crecimiento de huesos artificiales a través de un método similar a una impresora de tinta. Aún se encuentra en experimentación y deberá pasar una serie de ensayos clínicos antes de que pueda comercializarse.

Anteriormente, en el campo de la cirugía con injerto de hueso se utilizaba hueso procedente de otras partes del cuerpo y sustitutos cerámicos. Con el nuevo método se crean perfectas réplicas de hueso que pueden usarse para reparar aquellos que estén dañados. La bondad consiste en usar: El “papel” de nuestra impresora es una fina película de un polvo similar al cemento. La “impresora” rocía un ácido sobre el cemento que provoca una reacción y lo endurece. La impresora sólo necesita 10 minutos para crear una réplica ósea típica. La réplica “impresa” actúa como un puente que permite al cuerpo reemplazar la zona dañada con nuevo hueso.

¡ Qué bueno contar con avances tecnológicos innovadores para hacer más placentera y segura nuestra vida ¡

Maximo Da Silva.