TELECOMUNICACIONES (Noiralith Ortega)
Relojes inteligentes
Los diseñadores del reloj Pebble se han dado cuenta de que un teléfono móvil es más útil si no tienes que sacarlo del bolsillo.

· MARTES, 7 DE MAYO DE 2013
· POR JOHN PAVLUS

· TRADUCIDO POR FRANCISCO REYES (OPINNO)
http://www.technologyreview.com/sites/default/files/images/pebble.watchx910.jpg
http://www.technologyreview.com/sites/default/files/images/pebble.watchx910.jpg


Eric Migicovsky realmente no quería un 'ordenador portátil'. Cuando, hace cinco años, concibió por primera vez lo que se convertiría en el reloj inteligente Pebble, como estudiante de diseño industrial en la Universidad Tecnológica de Delft en los Países Bajos, solo quería crear una forma de usar su teléfono inteligente sin chocar al montar en bicicleta. "Pensé en crear un reloj que pudiera tomar la información de mi teléfono", señala el joven canadiense de 26 años. "Terminé construyendo un prototipo en mi dormitorio universitario".
Hoy día, Migicovsky va a enviar 85.000 relojes Pebble a clientes entusiastas que no quieren tener que sacar una losa de vidrio del bolsillo solo para revisar el correo electrónico o la previsión del tiempo. Pebble utiliza Bluetooth para conectarse de forma inalámbrica a un iPhone o un teléfono Android, y muestra notificaciones, mensajes y otros datos simples elegidos por el usuario en una pequeña pantalla LCD en blanco y negro. En abril de 2012, mediante la plataforma de recaudación de fondos en línea Kickstarter, Migicovsky pidió 100.000 dólares (76.000 euros) para ayudar a comercializar el Pebble. Cinco semanas más tarde tenía más de 10 millones de dólares (7,65 millones de euros), y su campaña es la que más ha recaudado en Kickstarter hasta el momento. De pronto, los relojes inteligentes son una categoría de producto real: Sony entró en el mercado el año pasado,Samsung está a punto de hacerlo, y es probable que Apple lo haga después.
Aunque el reloj Pebble, con un precio de 150 dólares (115 euros), se puede utilizar para controlar una lista de reproducción musical o ejecutar aplicaciones simples como RunKeeper, que nos permite hacer un seguimiento de nuestra actividad física y se ejecuta en nube, Migicovsky y su equipo han diseñado el reloj a propósito para hacer lo menos posible, dejando las aplicaciones más complicadas para los teléfonos. Este énfasis en hacer que [la información en] el reloj 'se pueda consultar fácilmente' fue lo que dictó casi todos los aspectos del diseño. La pantalla en blanco y negro, por ejemplo, se puede leer bajo la luz solar directa y muestra el contenido constantemente sin necesidad de tener que 'dormir' para ahorrar energía de la batería, como ocurre con las pantallas en color táctiles.
Estos relojes están llegando al mercado unos meses antes que Google Glass, que intenta resolver el mismo problema que Pebble, es decir, el hecho de que "la interacción con nuestros teléfonos tenga una cierta sobrecarga innecesaria", señala Mark Rolston, director creativo de Frog Design. Sin embargo, Google Glass tratará de reemplazar el teléfono inteligente por completo mediante la combinación de un ordenador y un monitor colocado en unas monturas de gafas, para que los usuarios puedan 'aumentar' su visión del mundo con datos. Esto está en relación directa con las predicciones sobre la aparición de la informática portátil, pero probablemente el Pebble llegue a ser mucho más popular. Al utilizar un accesorio clásico como un reloj, el Pebble está tratando de adaptarse a normas sociales establecidas desde hace mucho tiempo, en lugar de crear otras nuevas.


http://www.technologyreview.es/read_article.aspx?id=41723
NEGOCIOS
General Motors deja de exportar puestos de TI gracias a los coches computarizados
El fabricante de automóviles de Detroit (Estados Unidos) está recuperando miles de puestos de trabajo de TI, con el objetivo de acelerar la innovación de software.

· VIERNES, 9 DE NOVIEMBRE DE 2012
· POR JESSICA LEBER

· TRADUCIDO POR FRANCISCO REYES (OPINNO)
E-mail Imprimir
El departamento de tecnologías de la información (TI) de General Motors (GM) es un ejemplo clarísimo del cambio de estrategia de la compañía tras su quiebra en 2009. Cuando Randy Mott, el nuevo director de información de la empresa, asumió el cargo el pasado mes de febrero, la compañía había estado externalizando su trabajo relacionado con TI, al igual que un sinnúmero de otras corporaciones globales que buscan arrojar costes. Hasta un 90 por ciento de dicho trabajo se estaba haciendo fuera de la empresa.
Durante los próximos años, Mott quiere darle la vuelta a ese porcentaje, y su plan incluye una cantidad de empleos suficiente como para que a cualquier político se le caiga la baba. La compañía, con 210.000 empleados, podría contratar hasta 10.000 personas y tiene previsto abrir cuatro centros de innovación de software en Estados Unidos.
"El modelo de TI externalizada de GM era caro, ineficiente y anticuado", indicó el director general Daniel Akerson al anunciar las ganancias del tercer trimestre a sus inversores la semana pasada. "Todo eso está cambiando, y va a ayudarnos a administrar el negocio con más velocidad y precisión".
El plan podría ser crucial a medida que los coches estén cada vez más informatizados. Y a medida que las empresas de otros sectores creen productos con más software y traten de extraer los datos que recogen, la estrategia de internalización de GM podría extenderse.
En GM, Mott tiene como objetivo ayudar a acelerar la introducción de nuevos automóviles y camiones, así como mejorar la demanda del consumidor en los 30 países donde opera la compañía, indica. "Un entorno externalizado se crea para administrar el coste de algo que deseas mantener igual. Queremos hacer un cambio en ese sentido".
GM se centrará en la automatización de gran parte de la rutina de trabajo y la consolidación de los 23 centros de datos de la empresa en dos mucho más grandes y eficientes. La idea es que una proporción mucho mayor de personal interno, que entienda la industria del automóvil, con el tiempo podría duplicar la velocidad a la que ofrece nuevas aplicaciones de software dentro de su empresa y a otras empresas con las que trabaja. Hoy día, el software está presente en todas las partes del negocio de GM, desde cómo se eligen los componentes de fabricación hasta la forma en que los ingenieros y diseñadores trabajan juntos. El equipo de Mott también está construyendo un 'almacén de datos' global para que los ejecutivos puedan ver y comparar datos de ventas y de mercado interno más detallados, e incorporen mejor las fuentes de información externas, como por ejemplo la que llega desde los medios de comunicación social. "No es que no podamos hacerlo hoy día. Es solo que toma más tiempo y requiere más trabajo", señala.
El profesor de la Escuela de Negocios de Harvard (EE.UU.) Alan MacCormack, experto en la gestión del desarrollo de productos dentro del sector del software, indica que la externalización incluso del desarrollo de software rutinario puede acarrear riesgos para las empresas que busquen la innovación en ese área. Señala que los vehículos de hoy día tienen más potencia de cómputo y software que la misión Apollo original. "Todo el mundo puede crear un buen tren de transmisión. Pero lo que marca la diferencia es lo que pueda llevarse a cabo con el software", señala en relación a los fabricantes de automóviles en general. "Las empresas tienen que tener cuidado de no externalizar las joyas de la corona".
Con un número cada vez mayor de aplicaciones que interactúan con el tablero de instrumentos e incluso la próxima llegada de los coches con autoconducción, el software es claramente cada vez más importante para los coches y camiones. Los nuevos centros de software de GM no trabajarán directamente en ninguna tecnología en vehículos, sino que apoyarían las divisiones que se encargan de hacerlo, asegura Mott.
La directora de prensa de GM, Juli Huston-Rough, indica que la compañía también está trabajando para acelerar la innovación de software mediante la apertura de su sistema OnStar a algunos desarrolladores externos, y centrando sus divisiones de I+D e ingeniería en tendencias emergentes dentro de la automatización de coches y software. La línea Cadillac de GM, por ejemplo, tiene planes para crear un coche con autoconducción en 2015.
Bajo la dirección de Mott, dos centros, que están programados para contratar a 2.000 nuevos trabajadores, han sido anunciados en Detroit y también en Austin, Texas (EE.UU.). Para estos, GM está reclutando tanto a jóvenes graduados universitarios como a profesionales experimentados. Este mes, la compañía también anunció planes para contratar a 3.000 empleados directamente de Hewlett-Packard, que habían trabajado con GM en virtud de un contrato de externalización.