PC promedio con mismo poder del cerebro humano
MITAD.jpg


Una persona que en 1965, a los 17 años, construyó una computadora capaz de componer música, es alguien innegablemente inteligente. Ese hombre es Raymond Kurzweil, y tiene un mensaje para nosotros. Este apóstol del transhumanismo, ingeniero experto en inteligencia artificial, cree que estamos acercándonos al momento en que las máquinas ganen consciencia. A ese momento él lo llama, la singularidad.

Es un hecho que los ordenadores son cada vez más rápidos, y también es un hecho que esta aceleración en su potencia de cálculo sucede cada vez más rápidamente. A ese ritmo increiblemente rápido, es lógico pensar que llegará un momento en que sean capaces de hacer algo que imaginamos exclusivamente al alcance de la inteligencia humana. Y no se refiere a hacer aritmética a un ritmo endiablado, o a componer música de piano, sino a conducir coches, escribir libros, tomar decisiones éticas, apreciar la belleza de las obras de arte, hacer observaciones agudas durante un cóctel.
Cuesta hacerse a la idea, pero Kurzweil y otros muchos humanos inteligentes, creen que esto va a suceder. Cuando se alcance ese punto, no hay razón para creer que las computadoras detendrán el proceso para dejar de hacerse más y más poderosas. De hecho, no cesarían hasta hacerse mucho, mucho más inteligentes que nosotros. El ritmo de avance seguiría acelerándose, ya que serían ellos quienes apartasen a sus creadores humanos (tan lentos a la hora de pensar) para tomar las decisiones que afectarían a su propio desarrollo.
Imagina a un científico en computación que fuera a su vez una computadora súper inteligente. Trabajaría a un ritmo increíblemente elevado, manejando enormes cantidades de datos sin esfuerzo. Ni siquiera tendría que tomarse descansitos para ver qué se comenta por Facebook.
Es imposible predecir el comportamiento de estas inteligencias superiores a las humanas, con las que un día tendremos que compartir el planeta. De hecho, si pudiéramos hacerlo seríamos tan inteligentes como ellas.
¿Nos mezclaremos con ellos creando cyborgs super-inteligentes? ¿Emplearemos computadoras para expandir nuestras habilidades intelectuales, igual que usamos coches para expandir nuestras habilidades físicas? Tal vez estas inteligencias artificiales nos ayuden a combatir los efectos del envejecimiento, logrando que alcancemos la ansiada inmortalidad. Tal vez podamos volcar nuestra consciencia (nuestro verdadero yo) en computadoras, para vivir en su interior como una especie de software. Esa sería una vida eterna y virtual en un Mátrix a la carta en el que nada nos faltaría. Tal vez se revelen contra nosotros y nos aniquilen como sucede en Terminator.

PCEREBRO.jpg