Nanobots y el futuro de la medicina
GABRIEL QUINTERO
23/03/14
FUENTE: http://galaxiamuylejana.blogspot.com/2013/03/nanobots-y-el-futuro-de-la-medicina.html


external image nano+5.jpg



En la encantadora cinta (y posterior versión novelada por Asimov) “Viaje Alucinante” (Fantastic Voyage, 1966, Richard Fleischer), un equipo de aguerridos científicos son reducidos a tamaño microscópico merced a una compleja máquina miniaturizadora, para poder ser introducidos en el cuerpo moribundo de un importante científico y operarlo desde dentro de un coágulo cerebral al que es imposible acceder por medios convencionales. Parece basarse en la proposición de que, ya que la materia es, en su mayor parte, espacio vacío (espacio entre partículas), podría comprimirse hasta condensarse en un volumen mucho menor. Dejando de lado la imposibilidad física de esta fantasía, al menos en el estado actual de la ciencia (la acción de la película se desarrolla en pleno siglo XX), la idea de actuar quirúrgica o terapéuticamente en el cuerpo humano desde dentro no deja de ser sumamente atractiva y la han tenido en mente multitutd de científicos y visionarios, así como gente de a pie.
external image John-Hunter-detail.jpg



El médico (y cirujano) escocés del siglo XVIII John Hunter consideraba que la cirugía era la manifestación de un fracaso previo de la medicina. Sin entrar a discutir esta idea, sí habría que admitir que la cirugía convencional expone las interioridades del cuerpo humano a unas condiciones muy agresivas, las cuales, aun solucionando la causa inmediata de la dolencia, pueden generar complicaciones ulteriores. Por tanto, qué cirujano no habrá deseado disponer de un minúsculo sistema que pudiera introducirse en el organismo, por ejemplo a través del torrente sanguíneo, hasta llegar al órgano o tejido afectado y trabajar sobre él sin “derramamiento de sangre”, sin cortes que luego precisarán sutura, sin traumatismos colaterales, sin peligrosas exposiciones a microorganismos que medran en el supuestamente aséptico ambiente de los quirófanos?


CMI (Cirugía mínimamente invasiva)

Mucho se ha avanzado en este sentido en los últimos treinta años, desde que se empezaron a utilizar técnicas laparoscópicas. Gracias, precisamente, a la miniaturización (de instrumentos y cámaras), actualmente se pueden realizar un gran número de intervenciones quirúrgicas a través de pequeñas incisiones. El uso combinado de microcámaras dotadas de iluminación –que envían las imágenes a un monitor- e instrumentos que son una prolongación de las manos del cirujano, mejoran la efectividad de las operaciones y minimizan sus secuelas, reduciendo los procesos postoperatorios.

Pero se sigue avanzando en el campo de la CMI. Un paso adelante es la cirugía robotizada o cirugía asistida por robots. En este caso los instrumentos lamparoscópicos ya no son empuñados directamente por el cirujano, sino que se hallan conectados a un ordenador y a una máquina con brazos mecánicos que los manejan con mayor precisión.

En este proceso vemos como el cirujano se va alejando de su paciente: en la cirugía abierta tradicional, aquel introduce sus manos directamente en el cuerpo del sujeto a intervenir; con la laparoscopia ya solo introduce sus “prolongaciones”; en la CMI robótica, se aleja aún más y se sienta ante una consola informatizada. En este momento, el término “operador” –posible sinónimo de “cirujano”- cobra su sentido más amplio.
Pero en un futuro no muy lejano, aún deberá alejarse más. De hecho, no habrá de tener ningún contacto con el paciente, ya que solo tendrá que monitorizar, desde su “torre de control”, la acción de losnanorrobots.

external image nano3.gif




La irrupción de la nanotecnología.

Ya en 1959, Richard Feynman, que unos años más tarde ganaría el premio Nobel de Física, abogó por la posibilidad de construir cosas átomo a átomo. Posteriormente se descubrieron los fullerenos, unas moléculas de carbono, configuradas en formas geométricas regulares sumamente estables que podrían suponer la unidad básica para construir objetos a nivel molecular. Los hay cilíndricos (nanotubos) y esféricos (buckyesferas). El más habitual es el icosaedro truncado, combinación de exágonos y pentágonos que semejan un balón de fútbol clásico. Sin entrar en una descripción exhaustiva de la historia ni los fundamentos de la nanotecnología, diremos, simplemente, que estas moléculas pueden hacer las veces de ladrillos para realizar construcciones de máquinas microscópicas que podrían tener un futuro uso en la ingeniería y otros ámbitos de la tecnología.
Pero donde parece que tendrían un papel importantísimo es en la medicina…

Como decíamos, se podrían construir pequeñísimas máquinas de sólo unas cuantas moléculas de espesor, que se introdujeran en el cuerpo e intervinieran cuando hiciera falta:

Imaginen un arteria obstruida por un trombocito. Imaginen que algo muy pequeño -más pequeño incluso que las células sanguíneas-, pero muy potente, es introducido en dicha arteria. Y no uno, sino cientos de estos dispositivos, y no ya teledirigidos, sino autónomos, pues en su programación (un nano chip que haría las veces de ADN) tienen impresa la inteligencia y la habilidad para realizar su tarea. Encontrarían el trombo y lo destruirían. Entre todos estos minúsculos dispositivos lo despedazarían o desintegrarían volviendo a facilitar el flujo sanguineo en la anteriormente obstruida arteria. El paciente no habría tenido que ser operado, no habría tenido que soportar largos tratamientos. Solo ingerir una gota de la suspensión en la que se encontrarían los nanobots.
Pero sería más fácil aún. No habría que esperar a que esa cuadrilla de demolición destruyera un enorme trombo obstructivo. Como medida de prevención, una policía de miles de nanobots patrullaría nuestro cuerpo evitando en sus inicios que cualquier dolencia de este tipo llegara a ser demasiado grande para causar problemas.

Los nanobots tendrían una longitud de entre 0.5 y 3 micras, más pequeños que los glóbulos rojos de la sangre, por lo que podrían navegar sin problemas hasta por los capilares más finos y llegar a cualquier rincón del cuerpo humano.

Otra de las maravillosas aplicaciones de los nanoides es la que prevé hematíes artificiales. Unos glóbulos rojos mecánicos con una capacidad aumentada para transportar oxígeno. Se dice que en una persona sana estos eritrocitos posibilitarían realizar tareas sin tener que respirar durante por lo menos quince minutos. A un paciente con insuficiencia respiratoria le permitirían llevar una vida normal sin estar atado a la botella de oxígeno.


external image nano2.jpg



Otras aplicaciones serán el nanorrobot neuronal, que puede sustituir neuronas muertas – y mejorar su rendimiento, además-, los microvíboros, que fagocitarían cualquier microorganismo invasor (una especie de superhéroe de los leucocitos), los robots inmunológicos y, en fin, un montón de aplicaciones que aún estarían por inventar. Además, se les podría dotar con la capacidad de autorreplicarse, con lo que enlazaríamos con la teoría de las máquinas Von Neumann, otro científico de mediados del pasado siglo. Bueno, las ideas están ahí. Ya solo queda ponerlas en práctica.