Descarga e impresión de objetos reales

The Pirate Bay ha comenzado a compartir modelos tridimensionales de objetos que pueden descargarse para ser impresos en nuestras propias casas, siempre y cuando dispongamos de la impresora 3D adecuada.

Esto abaratará mucho los costes de producción y distribución, ya que podremos obtener piezas de recambio en segundos para casi cualquier cosa.
Aquí podéis ver cómo se imprime una bici de adulto, real y funcional.

Autodesk lanzó al mercado dos herramientas gratuitas llamadas Catch 123D y Make 123D que nos ofrecen la interesantísima posibilidad de crear nuestros propios modelos en 3 dimensiones directamente en nuestra computadora. Pero aquí no queda todo, sino que también nos permite realizarlos en forma física, es decir, modelarlos sobre un material.

Convierten a cualquier consumidor en creador potencial de bienes y servicios. Gracias la impresión 3D (casera y de código abierto), pronto fabricaremos nuestros propios productos; también los tecnológicos. No hay excusa económica ni de espacio: si queremos, podemos.

Si nos ponemos a pensar en las implicaciones de este tipo de tecnología, podríamos llegar a la conclusión de que todo sería más barato, los costos de distribución y de almacenamiento se reducirían, tal como se han reducido en áreas como la distribución de música y de películas digitales, por lo que todo los que se pudiera fabricar con una impresora 3D sería más barato de lo que es hoy. Los mercados podrían hacerse más globales todavía, ya que lo que se vendería sería el diseño de un producto en un formato digital especial para imprimir en 3D, y así podrían llegar a cualquier parte del mundo sin ser necesario que la compañía que lo fabrique lo ponga disponible en un lugar geográfico. Eso solamente por mencionar algunos de los beneficios. Pero si nos ponemos a pensar sobre como trata la industria a la distribución de contenidos digitales, esto también llegaría a ser una amenaza para los negocios (por lo menos eso es lo que seguramente dirán), ya que sitios como los que ahora distribuyen música, películas, software y libros digitales.

La impresión 3D casera es una de las tecnologias que transfomarán el modo de producir todo tipo de objetos. Al abaratar la fabricación de un objeto tridimensional único, consigue que producir una unidad sea tan rentable como hacerlo con miles. Superando las economías de escala (y la deslocalización)

Impresoras tridimensionales producen objetos, sean de yeso, material plástico, madera o metal. La técnica está ya tan avanzada que ha comenzado a producirse en serie, y hay aparatos que incluso están al alcance del consumidor privado.

Pueden ser piezas de repuesto de automóvil, modelos arquitectónicos o un simple salero de mesa. "Incluso se puede imprimir partes del cuerpo de materiales orgánicos", dice Hartmut Schwandt, jefe del laboratorio 3D de la Universidad Técnica de Berlín.

La impresora de yeso, por el contrario, recuerda más bien a una lavadora de ropa. Previo a la impresión, se llena una batea con yeso en polvo, y luego, con ayuda de un pegamento, el aparato fabrica el objeto capa por capa. El producto es sometido luego a una limpieza para quitar el resto del polvo y finalmente es cubierto con resina para que no se rompa.

Trenes en miniatura, juguetes, objetos de arte o piezas de porcelana - todo podría salir en el futuro de una impresora 3D, sin que sean necesarias máquinas o herramientas especiales.

10 impresoras 3D caseras
Varios grupos de entusiastas del hardware libre y la impresión 3D, así como individuos a título personal y empresas, comercializan varios kits para que cualquier interesado pueda montarse su propia impresora 3D en casa o en el taller a un precio comprendido entre los 350 y los 1.800 dólares.
Buena parte del floreciente mercado de impresoras 3D se debe a la demanda de entusiastas que, al encontrar dificultades para lograr piezas y así montar sus propias impresoras 3D, decidieron publicar las especificaciones de sus dispositivos y, en ocasiones, han montado incluso una empresa, como la startup de Brooklyn MakerBot, fabricante de la impresora libre con el mismo nombre.

RepRap es un proyecto para fabricar una impresora 3D libre (licencia GNU General Public License), capaz de imprimir sus propias piezas y, por tanto, de replicarse.

El poder de RepRap

El proyecto RepRap ha servido de base para crear 4 impresoras comerciales y kits derivados: Darwin (lanzada en marzo de 2007); Mendel (lanzada en octubre de 2009); Prusa Mendel (2010) y Huxley (también lanzada en 2010).

Las impresoras RepRap imprimen de momento componentes de plástico, pero el proyecto evoluciona pra que las impresoras basadas en sus especificaciones (de código abierto y reutilizables por otros) puedan imprimir placas de circuitería.

Varias compañías distribuyen impresoras 3D por kits. Además de la impresora MakerBot, se comercializan Thing-O-Matic, Ultimaker, Shapercube, Mosaic, además de las mencionadas Prusa y Huxley (basadas en RepRap).

Los kits más baratos son el kit de código abierto SeeMeCNC H-1 (350 dólares) y Printrbot (500 dólares), ambas derivadas de RepRap.