Tele-educación ganando terreno y salvando vidas
Eduar K. Salas Burbano. Prensa Expouniversidad 2011. 20 de junio

La Organización Mundial de la Salud, en su constitución ha definido la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. De acuerdo a esta definición, más que curar, la salud debe encargarse de prevenir, educar, administrar y capacitar tanto a pacientes como a los profesionales que ejercen la medicina.
Ese principio lo tiene claro el Grupo de investigaciones en Bioingeniería (GIBIONG) de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) de Medellín quien desde el año 2003 comenzó a trabajar en el proyecto interdisciplinario en el área de la Tele-educación aplicado a la salud.
La Tele-educación hace parte de la Tele-medicina o la e-salud como estrategia de capacitación a distancia con mayor cobertura, pensando principalmente en los lugares más apartados o de difícil acceso y salida de la región. Éste es otro de los cientos de usos que se le vienen dando a la Tecnologías de la Información y la Comunicación –TIC-.
Mediante el uso de video-conferencias, asistencia telefónica, vía remota o microondas, o a través del uso del internet, banda ancha, fibra óptica y telefonía móvil; los profesionales de la salud tienen la posibilidad de estar en constante actualización de los procesos médicos más innovadores. Así mismo, se podrán capacitar en calidad de la prestación del servicio, sin tener que esperar meses para un entrenamiento, o incluso años como lo permite ver la Norma de Competencia Laboral 230101108 del SENA “que hace referencia a brindar soporte básico de vida a un paciente con patología de urgencia, mediante la aplicación de procedimientos no invasivos; para cumplimiento de la norma todo personal de salud debe realizar un curso de certificación nacional en este tema cada 3 años para estar habilitados para laborar en una IPS1” . Aunque se puede creer que en cuestión de 3 años, los procedimientos médicos no varían mucho, también es razón de esto, que muchos médicos y enfermeros se encuentran en lugares remotos del territorio nacional donde el desplazamiento puede significar un alto costo en tiempo, dinero, y esfuerzo humano.
La Universidad Bolivariana ha trabajado esta idea desde el proyecto de Red de Telemedicina de Antioquia que busca que un médico rural pueda hacer interconsulta con un especialista en un centro de alto nivel. Para ello se está trabajando en el montaje de una red que interconecte los hospitales de Antioquia, así el médico especialista consultado podrá hacer un monitoreo a distancia del paciente y visualizar en el equipo de telemedicina todos los parámetros como si estuviera con él.
Este proyecto se comenzó a trabajar de la mano del Grupo de Investigación, Desarrollo y Aplicación en Telecomunicaciones e Informática (GIDATI) de la Universidad Pontificia Bolivariana sede Medellín. Actualmente continúa su ejecución el grupo GIBIONG y el Grupo de Investigación en Salud Pública, enfocados en la tele-educación y que para mayo de 2007, gracias a una convocatoria de la red RENATA, se hicieron acreedores a recursos por 210 millones de pesos para seguir con el desarrollo del proyecto y extenderlo como propuesta piloto a la UPB seccional Montería, atendiendo la problemática que tiene el departamento de Córdoba cuya cobertura educativa es del 17% de su población, representando Montería el 81% del total de las matrículas registradas para el 2009, según el informe departamental de educación superior

del Ministerio de Educación Nacional. (El porcentaje de cobertura del país, contando los 32 departamentos es del 35%, muy superior al de Montería).

La Tele-educación consiste en la preparación a distancia para que exista una constante capacitación de los primeros respondientes, tecnólogos, técnicos profesionales y los profesionales de la salud; en la asistencia de calamidades, accidentes e incidentes en diferentes zonas del país. Así mismo, el grupo capacita a los usuarios a través de programas académicos B-learnig (blended learning) o formación combinada, en español, que consiste en el aprendizaje presencial y semipresencial usando la tecnología para dinamizar la enseñanza y ampliar su cobertura.
[