El Futuro de la Robótica (Neyda Manzanilla)

external image ciudad-robot.jpg


Aunque el progreso de la robótica no se ha producido con la rapidez que se presentaba en la ciencia-ficción de décadas atrás, ni en las direcciones que entonces parecían las más obvias, ya no hay duda que los robots han llegado para quedarse. Su impacto en la sociedad ha quedado bastante disimulado hasta hace pocos años, ya que la inmensa mayoría de los robots estaban recluidos en las factorías o envueltos en misiones militares secretas. Los primeros robots domésticos comercializados a gran escala, que barren, aspiran y friegan los suelos, son la primera oleada de la robótica cotidiana, como lo fueron a principios de la década de 1980 los primeros ordenadores personales.
external image ROBOTIK.jpg

En los laboratorios, y para tareas científicas o de seguridad sobre el terreno, ya existe toda una fauna de robots a cada cual más asombroso. Una flota creciente de robots submarinos realiza mediciones oceanográficas, pudiendo navegar de manera autónoma durante semanas y hasta meses. Algunos descienden a enormes profundidades oceánicas.
external image bpr6a.jpg

El robot Dante, con cerca de media tonelada de peso y ocho patas, se hizo famoso por su capacidad de descolgarse, cual araña cibernética, por el interior de cráteres de volcán, haciendo honor a su nombre.
external image erebus-Dante3.jpg


Los robots insectoides han conseguido todo tipo de hazañas, desde convertirse en líderes de un grupo de cucarachas, a trepar por las paredes con una facilidad pasmosa. En conductas muy simples, los robots con apariencia humana comienzan a ser confundidos con humanos reales. A los robots policiales para desactivación o detonación segura de artefactos explosivos se les han unido colegas preparados para inspeccionar in situ zonas de desastres nucleares, limpiar vertidos tóxicos en factorías químicas, y ayudar de manera crucial en rescates de personas atrapadas bajo escombros o sumidas en otras situaciones límites.
external image Aracnid035.png



http://www.jorge-munnshe.com/tema27.html