Comunicación entre Autos

400275_NpAdvHover.jpg
400275_NpAdvHover.jpg

El Departamento de Transportes (DOT) de Estados Unidos en Febrero de 2014 propuso que los autos que se fabriquen a partir de ahora dispongan de un sistema inalámbrico para alertar a los conductores de accidentes. IDG
Las pruebas realizadas por el DOT durante un año con tres mil vehículos han demostrado que el sistema de comunicaciones entre autos, llamado V2V (vehicle-to-vehicle), funciona en el mundo real con una alta aceptación por parte de los usuarios.
La agencia está analizando los resultados del programa piloto para publicar un informe en las próximas semanas con la intención de que sea comentado públicamente antes de proponer la obligatoriedad del sistema.
El nuevo sistema propuesto por el DOT, que fue mostrado por Ford Motor en la pasada edición de CES, se limita a avisar a los conductores para que ellos mismos tomen las acciones necesarias para evitar accidentes, pero en el futuro la agencia podría proponer la adopción de tecnologías de “seguridad activa” que permitan tomar el control de los vehículos. El sistema, ahora presentado por el DOT, tendrá distintos niveles de seguridad y protección de privacidad. De hecho, ni hace seguimientos de los desplazamientos de los autos ni intercambia ni registra información personal.

Qué es la comunicación V2V ?

535257_404573326237904_662011765_n.jpg
535257_404573326237904_662011765_n.jpg


Si la comunicación M2M (machine to machine) permite que dos objetos intercambien datos entre sí, la tecnología V2V (vehicle to vehicle) aplica el mismo concepto a los coches. Se trata igualmente de una rama de Internet de las cosas, aunque esta tecnología puede resultar más cercana al usuario de a pie. Todo el mundo está familiarizado con los coches y es fácil ver el valor que puede tener el intercambio en tiempo real de datos tan sensibles como la localización del vehículo, la velocidad, su dirección o si ha empezado a frenar.
Los autos con V2V transmiten entre ellos información en tiempo real sobre aspectos como velocidad y localización 10 veces por segundo, con un alcance de cientos de metros. La transmisión se realiza de forma inalámbrica y segura, e incluso entre vehículos que no son visibles entre sí; Los datos enviados alimentan sistemas de asistencia a bordo que avisan al conductor cuando hay peligro de colisión.

El V2V es un estándar que lleva coleando desde finales de los años 90. Por aquel entonces únicamente preocupaba fijar una porción del espectro radioeléctrico para que fuera utilizado por los coches para comunicarse entre sí. Se tiende a confundir con el WiFi porque usa una de las frecuencias de esta conexión inalámbrica, los 5.9 GHz

Comunicación entre autos aumenta seguridad al volante

Era sólo una demostración sobre seguridad vial, pero fue escalofriante: Un Ford Taurus estaba a segundos de pasar por una intersección cuando de pronto una hilera de luces rojas centellaron en la parte baja del parabrisas y sonó la alerta de que otro vehículo se aproximaba a toda velocidad por la calle transversal.
El conductor frenó en seguida y se detuvo al tiempo que el segundo automóvil, hasta entonces imperceptible a la vista detrás de un camión grande estacionado, pasó veloz frente a la ruta del Ford.
La demostración durante una conferencia reciente sobre transporte permitió vislumbrar el futuro de la seguridad de los automóviles: Carros que “conversan” entre sí y advierten a los conductores de colisiones inminentes.

Los vehículos llevarán equipo para mantener una comunicación constante mediante redes inalámbricas a fin de que intercambien información 10 veces cada segundo sobre ubicación, dirección y velocidad con otras unidades igualmente habilitadas que están a una distancia de casi 305 metros.
Una computadora analiza la información y transmite advertencias de peligro a los conductores, con frecuencia antes de que puedan ver al otro vehículo.


En las fotos por ejemplo, vea como en el sistema de navegación de su vehículo aparece una advertencia de una motocicleta que aparecerá por su derecha, siendo que, usted aun no la ha visto. El sistema calcula la velocidad de ambos vehiculos, el punto de encuentro y produce las advertencias necesarias.


activity-001.jpg
activity-001.jpg



La idea no es instalar una tecnología en un coche y que esta se sirva de sus propios recursos para aumentar la seguridad del conductor y los pasajeros. El objetivo es que los vehículos colaboren entre sí, compartiendo información sobre sí mismos. Su posición, su velocidad y otros detalles se procesan y se analizan en una plataforma que los devuelve masticados al resto de coches de la red. De esta forma todos tienen información que puede servir para lanzar una alerta en caso de riesgo de accidente o recomendar otra ruta si la inicial se encuentra saturada de tráfico.